Pizzas ¿Buenas o malas?

Para llevar a cabo una alimentación saludable, es esencial ser plenamente conscientes de lo que comemos. Con el fin de ayudarte en esta carrera hacia la ALIMENTACIÓN CONSCIENTE, queremos informarte de manera objetiva sobre la composición de los productos que a diario ves, y alomejor compras, en el supermercado.

En esta línea, ya publicamos un post sobre el surimi, si no lo has leído, puedes encontrarlo aquí.

Hoy, queremos hacer un pequeño estudio sobre las pizzas que encontramos en el supermercado. Como ejemplo, vamos a comparar una pizza margarita precocinada y una pizza de queso a domicilio.

Antes de empezar la valoración nutricional, debemos aclarar que, estas pizzas son de las más sencillas y con ingredientes básicos. Si este análisis se realizara con tipos de pizza en los que se incluyen carnes, salsas e ingredientes extra, los aportes nutricionales serían más elevados y desequilibrados para una dieta saludable.

VALORACIÓN NUTRICIONAL PIZZA


Para empezar, vamos a ver que nos aporta nutricionalmente una pizza margarita precocinada.

Valores medios en 100g de producto. Valores medios por unidad de 340g
Valor energético 229 kcal 778,6 kcal
Grasas 6,5 g 22,1 g
de las cuales saturadas 2,7 g 9,18 g
Hidratos de carbono 31,5 g 107,1 g
de los cuales azúcares 2,3 g 7,82 g
Proteínas 11,2 g 38,08 g
Sal 1,5 g 5,1 g

En una dieta equilibrada de 1800 Kcal, la ingesta en el desayuno debería suponer el 25% (450 Kcal), la comida un 35% (630 Kcal),  la merienda un 15% (270 Kcal) y la cena un 25% (450 Kcal). Así que la opción de comerse una pizza entera para comer o cenar, supera las calorías que se deberían ingerir en una dieta equilibrada.

Empecemos el análisis…

En relación a los macronutrientes que se deberían ingerir en una comida, estos son: 35% de grasas, 50% de carbohidratos y 15% de proteína. En el caso de la pizza el aporte es: 26% grasas, 55% carbohidratos y 20% proteínas.

Los ingredientes de esta pizza margarita son: Harina de trigo, queso mozzarella (30%), tomate (18%), agua, aceite de girasol, sal, lactosa, levadura, ácido cítrico, citrato trisódico, especias y orégano.

A continuación, vamos a hacer el análisis de una pizza de queso a domicilio.

Valores medios en 100g de producto. Valores medios por unidad de 340g
Valor energético 252 kcal 856,8 kcal
Grasas 11,8 g 40,12 g
de las cuales saturadas 6 g 20,4 g
Hidratos de carbono 24,9 g 84,66 g
de los cuales azúcares 1,7 g 5,78 g
Proteínas 10,9 g 37,06 g
Sal 1,2 g 4,08 g

Como os decíamos antes, En una dieta equilibrada de 1800 Kcal, la ingesta en la comida serían unas 630 Kcal, y para cenar 450 Kcal. Esta pizza es más calórica que la anterior, una unidad excede mucho el aporte de calorías.

Los macronutrientes que se deberían ser: 35% de grasas, 50% de carbohidratos y 15% de proteína. Esta pizza aporta: 43% grasas, 40% carbohidratos y 17% proteínas.

Los ingredientes de esta pizza de quesos son: Masa fresca, salsa carbonara, queso de rulo, topping a base de mozzarella, queso provolone y queso suizo curado.

CONCLUSIONES


Teniendo en cuenta todos estos datos, podemos concluir que:

Es más saludable la pizza precocinada, que una pizza pedida a domicilio, ya que la precocinada contiene menos cantidad de grasas saturadas, la otra se excede demasiado. ¡Ojo! Las grasas no son malas si son de buena calidad, como por ejemplo las grasas insaturadas presentes en el aceite de oliva.

PERO, para incluir una pizza precocinada dentro de una dieta equilibrada hemos de dividir una unidad, por lo menos, en dos raciones  y que esta forme parte de una comida más completa. Por ejemplo, podríamos elaborar un primero con más alimentos de origen vegetal: una ensalada verde o capresse, unas verduras al wok, una escalibada, etc.

De una manera más subjetiva y valorando nutricionalmente la realidad de la dieta equilibrada, la pizza es un producto que debe consumirse de manera esporádica. Por más que a nivel cuantitativo sea equilibrada, no hemos de olvidar que en las pizzas, los carbohidratos provienen de harinas refinadas, las proteínas son casi al 100% de origen animal y las grasas no son de buena calidad.

Nuestro consejo, no te martirices por comer pizza, pero evita que el consumo sea de más de dos veces al mes. Además, intenta que las raciones sean las adecuadas y combínalo con alimentos de origen vegetal.

Facebooktwittergoogle_plus